9 consejos para una boda sin estrés

9 consejos para una boda sin estrés


Sí! si es posible tener una boda sin estrés … Ok, tal vez no lo parezca tanto ahorita porque llevas horas enteras entre páginas de internet investigando, comparando o simplemente buscando algo que te inspire porque te sientes en un punto entre abrumada y perdida, pero aquí te digo como.

Es cierto que si no tienes un apoyo profesional para descargar estas tareas rutinarias – pero tan importantes- será más complicado, porque organizar una boda en mi experiencia profesional se requieren de al menos 220 horas de trabajo y bueno, tal vez creas que entre más se acerque el día de tu boda, más relajada estarás, bueno, odio ser aguafiestas pero es todo lo contrario!

Pero no hay porqué desanimarse, mucho es la actitud como asumas esta parte de tu vida, así que mejor es ocuparse que preocuparse.  Por eso te revelo aquí algunos consejos para que tengas una boda libre de estrés y de sorpresas desagradables:

Busca un wedding planner que pueda apoyarte en la planeación y coordinación de la boda, en el proceso verás que es la mejor inversión para que puedas disfrutar tu boda desde la planeación y no interferir con tus otras actividades del día a día.

Un mes antes de tu boda, confirma con todos tus proveedores lo que solicitaste para tu boda y asegúrate de hacerlo por escrito y si puedes, anexando fotos de las selecciones acordadas.

Con ayuda de tu proveedor de banquetes, haz un minuto a minutode todas las actividades que habrá el día de tu boda: desde la llegada del maquillista, hasta la salida de último invitado de tu boda.

Haz una lista con los teléfonos de los proveedores y sus horarios de llegada al lugar del evento para que alguien de tu familia vaya checando su llegada al evento.

Quince días antes de tu boda realiza la confirmación de invitados, lo mejor es que contrates a un tercero para que la haga -lamento decirte que a los novios nunca les dicen la verdad de si irán o no a su boda- y procura tener la lista de invitados por orden alfabético y por número de mesa listo una semana antes de tu boda.

Reúnete con tus proveedores y platiquen sobre los posibles imponderables que pueden salir en tu evento, así podrán tomar las medidas de precaución debidas y asegurar el éxito de tu boda.

Pide que las flores personales que tu y tu pareja eligieron, les sean enviadas al lugar de la ceremonia o sesión de fotos – lo que ocurra primero- por una persona que no sean ustedes, ni sus familiares cercanos.

Practiquen la entrada del cortejo y su ceremonia al menos un día antes, esto les dará mayor confianza y hará que la celebración de la boda comience ordenadamente y a tiempo.

Puedes pedirle a dos amigos o familiares, que 10 minutos antes de comenzar la ceremonia se acerquen a los invitados que aún no han entrado al lugar de la ceremonia y amablemente los inviten a tomar asiento para que la ceremonia pueda empezar.

Sólo se necesita un poco de organización y cabeza fría para ultimar los detalles de tu boda y liberarte ese día del estrés que significa ser la anfitriona de un evento de tal envergadura, así que siempre considera la ayuda de tus amigos y familiares, pero cuidado, ellos también son invitados así que no los recargues demasiado.

Leave a Comment