Tu boda en San Miguel de Allende: la mini guía wow parte I

Planear tu boda en San Miguel de Allende, es una labor de mucho detalle pero también de mucha emoción, es una pequeña ciudad colonial con una vocación artística, histórica y turística que conquista.

Dicen que San Miguel de Allende está situada sobre una cama de cuarzos que sana los corazones rotos y atrae a las personas que están pre destinadas a encontrarse… si eso no lo hace una razón ideal para hacer tu boda allí, seguramente sus paisajes, su artesanía, su arquitectura y sus costumbres son más que suficientes.

Pero hacer una boda en una ciudad Patrimonio de la Humanidad, requiere especial detalle, debes primero entender a San Miguel de Allende, su dinámica, sus reglas y cómo puedes disfrutarlas e integrarlas en tu boda sin que sea un suplicio.

San Miguel de Allende es una de las pocas ciudades en México que tiene su propio reglamento para la planeación de bodas y uso de espacios públicos que puedes encontrar en la Alcaldía local.

Las locaciones:

En primer lugar, tienes que saber que el Centro Histórico de San Miguel de Allende data del siglo XVI por lo cual la mayoría de las propiedades son pequeñas. En el centro puedes encontrar hermosos hoteles boutique, restaurantes y terrazas adecuadas para bodas de menos de 100 personas, con toda la infraestructura para realizar un evento hermoso y lleno de detalles.

Cuanto más te alejes del centro encontrarás propiedades un poco más grandes, donde se pueden albergar bodas y fiestas hasta para 200 o 300 personas, se trata de edificaciones históricas, jardines y hoteles de cadena.

En las afueras del centro de San Miguel de Allende encontrarás viñedos, ex haciendas y venues con paisajes hermosos, que por las noches pueden dejarte ver el cielo estrellado más hermoso que pudieras recordar.

El clima y temporadas:

La alborada día San Miguel de Allende

Como ya lo mencioné, San Miguel de Allende tiene diversas vocaciones más allá de las bodas, antes de agendar tu boda, te recomendamos ampliamente que verifiques el calendario local de festivales y fiestas populares.

Si quieres evitar aglomeración de personas, tráfico inusual, hoteles abarrotados, evita fechas como Semana Santa, el fin de semana siguiente al día de San Antonio de Padua a mediados de junio con el festival de los locos, el Guanajuato Film Festival a finales de julio, las fiestas patronales de San Miguel de Allende a finales del mes de septiembre y la famosa alborada y el festival de muertos a finales del mes de octubre y principios del mes de noviembre.

Igualmente, el frío en invierno y las lluvias de verano puede ser un obstáculo con los que deberás lidiar en la planeación de tu boda, pero nada que tu wedding planner y proveedores especializados no te puedan ayudar.

¿Cómo es una boda ideal San Miguelense?

Italia tiene su “Il dolce far niente” o el disfrutar de no hacer nada sin culpas, en México tenemos a San Miguel de Allende, un lugar mágico que te invita a disfrutar, a vivir lento y observar, a sentir cada respiro, cada suspiro, observar sus atardeceres, caminar por sus calles empedradas.

San Miguel de Allende, sin dudas, es la capital del slow wedding, bodas que busquen convivir muy profundamente con sus invitados y con el ambiente alrededor, disfrutar y celebrar la vida sin prisas, sin miedos a mostrar el amor, el aprecio a tus seres queridos, una boda que te inspire un futuro lleno de paz, de amor y amistades sin fin.

Es por eso que es tan importante la elección de tu locación para tu boda, una boda en San Miguel no será una boda urbana, estridente y llena de actividades que no te deje respirar… Una boda en San Miguel te conecta con tu pareja, tus amigos y tu familia, te permite celebrar la vida, el amor en un ambiente inspirador, hermoso, lleno de arte y tradición.

Incorporar las artesanías locales en tu boda, los diseños de prendas, textiles y joyas locales, así como su dulces tradicionales, recorrer sus calles en las tradicionales callejoneadas es parte importante de una celebración en tan hermosa ciudad, que le da a las bodas un toque de distinción muy especial.

En la próxima entrega, hablaremos más de las tradiciones, actividades pre y post boda, proveedores y muchos detalles más… espero que les sirva mucho esta información, si tienes alguna duda por favor escríbeme en los comentarios y personalmente te responderé.

3 detalles que tienen que considerar antes de decidir tener:: Niños en la boda

Tener niños en las bodas es algo totalmente especial, pero como todo hay que planearlo y estar de acuerdo en muchas cosas antes de decidirlo.

En primera instancia hay que recordar que la boda es un evento social y familiar, todos queremos disfrutar ese capítulo tan especial en la vida de los novios y queremos ser partícipes de el. Sin embargo, tener una boda con muchos invitados hace que esta familiaridad pierda su efecto y se multipliquen los pendientes que ahora como novios y anfitriones tienen que ver.

¿Qué es mejor tener niños en la boda o no? esta es una pregunta que siempre nos hacen y te respondo aquí lo mismo que respondemos en cada cita: “depende… es tu boda, son tus amigos, es tu día especial ¿qué quieres hacer?”  porque por supuesto no hay una respuesta correcta o incorrecta… solo es circunstancial.

Y como es una incógnita que tienen que resolver en pareja o en familia, te dejo aqui algunos detalles que tienen que considerar antes de decidir si tendrán niños en su boda o no:

1.-¿Cuántos niños hay en sus familia?:   ¿muchos, pocos? mejor obsérvalo desde esta perspectiva, los papás cuando van a fiestas o compromisos siempre dejan a sus hijos con sus padres, suegros o hermanos… pero si, hablando de sus familias, todas estas personas estarán invitadas a tu boda ¿con quién se quedan los niños?  También es algo muy fuerte para los padres tomar este tipo de decisiones, así que desde este punto de vista, platíquenlo.

2.- ¿Cuántos niños hay en su circulo de amigos?  Ok puede que en sus familias no hayan niños o al menos no niños pequeños, pero ¿que hay de sus amigos?! si quieres que ellos estén presentes vas a tener que facilitárselos y aunque algunos puedan dejar a sus peques, muy probablemente algunos no puedan…

3.- El horario y lugar de su boda:  Sabemos que una boda de noche, que se prolongue hasta la madrugada, los niños no la aguanten bien, así que es mucho más posible que sus invitados busquen a alguien con quien dejar a sus hijos.  Pero si tu boda es de día, por muchas horas, en un destino alejado de casa, esta tarea se les hará un poco más difícil, porque deberán dejar a sus hijos por mucho más tiempo al cuidado de otros.

Como ves no hay una respuesta fácil o correcta, más bien depende de sus circunstancias. Obviamente dependiendo de la cantidad de niños y de sus edades muy probablemente tengas que colocar ciertas actividades especiales para distraerlos…

y ¿tu ya lo tienes decidido? comparte con nosotros tu solución para este gran dilema!

Feliz planeación!